Archivo de la etiqueta: Berriz

Retiro meditación Iparhaizea otoño

Retiro de fin de semana para la práctica de la meditación ZEN guiado por Rafael Redondo el fin de semana del 19 al 21 de octubre de 2018.

Llega el Otoño. Ahora, la primavera es recóndita, por los adentros. Es más fuerte que nunca, pero no visible. Una estación pudorosa, cual virgen asida al manto, o a la hoja seca, que la cubre.Cuando Vida y Muerte, Día y Noche, desprendidas, des-nudas, desanudadas de todo nudo que no sea el de su abrazo, se miren atentamente sin miedo y sin pudor; se acerquen, se entiendan, se comprendan e inter-penetren, en la sagrada lujuria del puro amor, el tiempo y el espacio arderán con ellas bajo el volcán de la Unidad. Tal es lo que siento y presiento ante el próximo retiro en Berriz.

Caminaremos con Thich Nhat Hanh, haremos gestos primigenios, entonaremos el Himno a la Matería… Y sobre todo nos sentiremos acompañados por la ternura y cercanía de las personas de la Sangha de Iparhaizea, solícitas y atentas. Tengo como cierto que no habrá centímetro del Amboto que no arda de pasión en tal abrazo: Fuente de Vida, Espíritu que se derrama, sin distinción, sobre toda carne; Materia Mater cobijando el semen del Espíritu; Amor amando en carne viva, sin más barreras que el puro amor sin barreras. Así vivo –más bien me desvive- la experiencia del Zen verdadero, el que hace estallar en añicos al mismo Zen.

Vivir el Zen es vivirse cual Zen. Y la sed de ser nos impele a desear ser, deseo desaferrado; sí, porque el deseo creatural, usando términos de Eckhart, tiende a consumir su objeto en el mismo acto de desear; siendo esa descarga llamada erróneamente amor la que devora el mismo objeto poseído y que el primitivismo masculino confunde: penetrar el Misterio no es taladrarlo.

En el amor verdadero, el objeto deviene Persona; persiste, ileso e indemne, incluyendo en él el deseo de ser, el que perdura, innumerable, en el placentero gozo del existir…De todo eso hablaremos en Berriz. Y lo adelanto: la experiencia del Ser es una experiencia de Unidad, otro modo de llamar al Amor, que busca más el compartir que el competir. En mi caso, y aunque con escaso éxito, intentaron adiestrarme en el arte de competir, a superar a codazos oposiciones y concursos y a ver al otro como contrario. Otra cosa es que yo siguiera fielmente esas lecciones; pero sí, eso escuché en el colegio, en la profesión, en la clandestinidad, en la Universidad. Y hasta como pelotari en el frontón.

Podré quizá sentir que no haya amado, o amado torpemente. Pero de lo que hoy estoy seguro y cierto es de que dentro de ese inseguro e incierto ego hay algo más vasto que yo, que puede libremente amar, y para lo que los seres humanos no hemos sido ni instruidos ni adiestrados. Hablo de un acontecer interno que interpela y desea expresarse en nuestra vida para tornarse en Vida. Si permito que esa vida, a la que no estamos acostumbrados se exprese y fluya, ella, la Vida, me permitirá –y lo sé bien- desprenderme del Hombre Viejo y traspasar el umbral de mi fragilidad. También os pido que me ayudéis a ver todo eso en Berriz, que maestros somos todos, y más las mujeres.

La inmensa, la honda, paz que se desprende de la vivencia de que el Amor-Vacío traspasa cada objeto está más allá de cualquier descripción racional, y cuando uno es consciente de ese hecho, cualquier problema pierde relevancia. Esa es la liberación del Zen y de cualquier meditación verdadera. Esa es la comprensión de la Unidad: “…. Las diez mil cosas se vuelven una…”

Al sosegado ritmo de la respiración, el Vacío se apodera de nosotros, y acaba, lentamente, respirándonos; allá, donde nuestra propia intimidad ha dejado de ser propia. Sí, porque Za-Zen es des-aparecer, paso a paso, en la quietud eterna del corazón del Ser; paso a paso, sin apenas dejar huella. Za-Zen es latir en los propios latidos de esa secreta dádiva que, suave y quedamente, nos envuelve cuando nos hemos desaferrado, desposeído. Y caminamos haciéndose uno con el paso. Paso a paso, paso a paso, paso a paso……… hasta des-aparecer sin darnos cuenta en el brocal de la eternidad.

En Berriz, todo lo que las palabras no alcanzan a decir, lo dice, vibrando, el viento; lo dicen -por estar desnudos, libres de nudos- el murmullo del arroyo, lo dice la quietud de las piedras del camino y el balar de las ovejas

Todo lo que las palabras no alcanzan a decir, lo expresa, sin esfuerzo, el suave temblor de la hoja otoñal, lo expresa el aire peinando tu piel bajo el eterno volar de los vencejos. Todo lo que las palabras no alcanzan a decir, lo afirma el corazón en sus latidos, lo expresa el gran vaivén del respirar. Todo lo que las palabras no alcanzan a decir, lo dice, sonando, el gong, cuando expande, imparable, su eco por el zendo.

Y el cuerpo, atravesado de silencio, diluido en las alas de su aliento, él mismo se hace ausencia. Y se hace soplo. Y se hace viento; como un tilo en otoño al que sus propias hojas le pesan, y al que su propia desnudez resulta ajena. Tan sólo permanece el frágil rumor del palpitar. El resto, el meditador incluido, ha perdido su volumen. Y sólo queda eso: la meditación, sólo queda eso: la respiración. ESO…

Ese algo que vela
en tanto estás dormida;
ese algo, ¿quizá Alguien?
¿O quizá Nadie?
¿O quizá Nada?
Nunca una nadería….
Algo carente de palabras
y de entes, y de nombres, y de seres…
Algo que, siendo imposible siento posible,
o, más bien, evidente.
Presencia e in-presencia
como sol a medianoche.
Algo que nos hace temblar
y en nuestro temblor tiembla.
Algo que, en tí clama y,
porque te ama, te reclama.

Fechas y horarios

19,20 y 21 de octubre.

Acogida el viernes 19 de octubre, de 18:00h a 19:00h; a las 19:30h, comienza el retiro.

Salida el domingo 21 de octubre, a las 15:00h, después de comer.

Lugar

BARNEZABAL Alkargunea-Casa de espiritualidad

C/ Sallobente, 20, 48249 Berriz, Bizkaia

Cómo llegar

 

Aportación económica e Inscripción

-104€ HABITACION INDIVIDUAL.
-85€ HABITACION DOBLE

-Del total del coste;
94€ (hab individual) y 75€(hab doble) corresponden al coste del alojamiento, del fin de semana en pensión completa, el resto,10€ corresponden al Donativo.

-El pago integro del retiro(incluido el Donativo) se hará íntegramente en Berriz. Hacemos un llamamiento a la responsabilidad a la hora de apuntarse, pidiendo a quien una vez apuntad@ no vaya a venir avise con la antelación que pueda, con el fin de ocasionar las menos molestias posibles a la casa de Espiritualidad y a quien pueda estar en lista de espera.

-Os pedimos llevar el dinero justo para facilitar la recogida del dinero

-Quien quiera habitación doble, que nos lo haga saber a través del correo, indicando también la persona con la que comparte habitación.

-Las habitaciones individuales se irán completando, siguiendo el orden de inscripción, cuando estas se acaben, alojaremos a las siguientes personas en las habitaciones dobles.

-Para acudir, es importante haber practicado meditación previamente, y en todo caso, ser una persona a la que conocen Rafael Redondo..

-Si alguna persona, tiene alguna condición física y/o psíquica reseñable para su estancia en el sesshin, por favor, comunicarlo a la organización antes de apuntarse.

Para inscribirte:
Envíanos un correo electrónico con el asunto “Sesshin”, indicando tu nombre y apellidos, dirección completa, DNI  y un teléfono de contacto a iparhaizea1@gmail.com, comunicándonos tu intención de apuntarte y te enviaremos un correo confirmandote que estas apuntad@.
Información importante

-El retiro sera en silencio.

-Cada persona debe llevar su zafu o banquito y ropa comoda para meditar, en caso de no disponer de zafu o que suponga mucho esfuerzo llevarlo, nos los comentas en el correo.

-En el caso de que el maestro por motivos de causa mayor, no pudiera a última hora acudir, se garantiza el desarrollo del sesshin con el acompañamiento de la sangha.

-Insistimos en la importancia de avisar con antelación, en caso de no acudir finalmente al retiro, pensando en la Casa de Espiritualidad y en las personas que pudieran estar esperando plaza.

Eskerrik asko
Un abrazo.

 

EN BÉRRIZ (MEDITACIÓN EN SOLEDAD)


Aventurarse a vivir des-provisto de blindajes. Tenderse, ahora, en invierno, bajo un árbol desabrigado de hojas, a la sombra del follaje de su desnudez, hallando en ella el cobijo del plomizo cielo… Todo eso es para mí un abrirse a la escucha del silencio de fondo de todos los días, de todos los meses, de todas las estaciones, de todas las tempestades y vientos….

Callarse -sin dejarse acallar, porque hasta las piedras braman vida- ante la oración que, hecha silbo en la frontera de los vientos, clama frente al solemne roquedal del monte Amboto. Aventurarse a des-cubrir la vida que pulula en cada piedra, la certeza que anida en toda duda, la potencia que oculta el vulnerable, la arrolladora fuerza que la fragilidad oculta.

La ola es el océano; una fugacidad que en lo eterno es contenida y en lo eterno es cobijada. Brocal de plenitud su aparente soledad.

Un abrirse al Todo se hace posible cuando cada mujer se vive como todas las mujeres, y cada hombre  como todos los hombres cada hombre.

Todo eso me fue dado ver, y no sin zozobra, en mi soledad bajo el desarbolado árbol de Bérriz, un árbol que él solo era ya un bosque; un árbol qué me mostró que un ser humano, cuando se ahueca y se hace Nadie, puede él  mismo ser toda la humanidad.

 

Nadie es respirar todos los vientos,

todas las tempestades;

ser Nadie, es sentir por todos los sentidos;

ser Nadie es vivir la libertad,

que me abre al mundo en esta aurora

al arte de vivir serenamente a la intemperie,

siendo intemperie.

Aceptando el fulgor y la tiniebla que acompañan mi andadura.

Ser Nadie es vibrar con todas las posibles oraciones

que des-cubren el sentido de todas las posibles religiones,

siendo persona con todas la personas.

Y amarte a ti en mí,

como te estoy amando ahora

sintiendo el gran latido de tu abrazo

en este aquí, en este ahora…

Ser Nada Nadie…

¿Por qué hago inalcanzable

lo que sencillamente soy?

 

RAFAEL REDONDO

Sesshin para la práctica de la meditación ZEN guiado por Pedro Vidal

Meditar ya es volver a casa, es volver a nuestro mejor estado

La esencia de la meditación y espiritualidad, no es recibir demasiadas teorías, sino práctica, pero una práctica todo el día en la vida cotidiana.

Al observar la meditación Zen y los diferentes caminos espirituales, tanto de Oriente como de Occidente, podemos ver que hay dos etapas que nos pueden servir a todas las personas, esto es fabuloso, es algo muy concreto.

Para ello necesitamos practicar la meditación en movimiento, la meditación sentada, la respiración y la atención.

1ª etapa: Poner la Atención y la consciencia en la parte más baja del cuerpo, en el fondo de mí mismo/misma.

Cuando tenemos la consciencia en nuestro fondo, podemos experimentar una gran paz; paz necesaria para que el Maestro Interior (Aliento de Vida, la Vida, el Espíritu Santo, el Camino, la Verdad, Dios) haga su Escuela allí y en esa paz interior nos enseñe.

El trabajo fundamental es encontrar al Maestro Interior para que nos enseñe y con su fuerza nos lleve a la segunda etapa.

2ª etapa: Romper fondo de uno mismo / una misma.

Aquí se nos invita a pasar de lo limitado a lo ilimitado.

En la medida que vamos profundizando, van a ir saliendo las tentaciones para no seguir adelante, a estos engaños en el Zen se les llama Makyô.

Por lo tanto la peor tentación es querer no tener tentaciones. Si tenemos tentaciones es señal segura de que caminamos bien.

En esta etapa vamos adquiriendo discernimiento para conocernos y conocer al Verdadero Camino, conocer al Maestro Interior.

Es el Maestro Interior es el que nos va a transformar sin que casi nos demos cuenta de ello.

Perseveremos aunque pensemos que no adelantamos, sigamos más, sigamos, estamos siendo guiados de la mano del Maestro Interior.

Es necesario meditar con todo el cuerpo y la mente, en cada momento del día, las veinticuatro horas del día (sentados, de pie, andando y acostados).

Pedro Vidal

Fechas y horarios

26, 27 y 28 de febrero 2016

Seguir leyendo Sesshin para la práctica de la meditación ZEN guiado por Pedro Vidal