Archivo de la categoría: Sin categoría

Zazenkai Iparhaizea con Rafael Redondo 30 de Nov

Una de las dimensiones de la experiencia del Ser, es
habitar cada momento el cuerpo. La escucha que es
apertura; la atención al Gran Silencio. Abrir la atención
y la percepción no sólo a lo que sucede, también a lo que
somos. Atentos a la vida hecha presencia, muy alerta, con el
dedo alzado como aquel maestro de las leyendas zen.

Desnudarse como Dios –para seguir siendo Dios– se desnuda
a cada instante, dejando de ser Dios. Aprender a soltarse
como las hojas de un árbol que deja atrás sus hojas y su
sombra, igual que el silencio se desprende en sí mismo del
silencio. Alimentarse del propio hambre. Porque la vida se
celebra hasta en sus ruinas.

La sorpresa acecha en cada instante.
Sólo ser, sin hojas, sin sombra y sin raíces. Y celebrar la
plenitud de alegría en la desposesión liberadora, en la osadía
de dejarlo todo en Todo, porque lo que pierdo es ganancia y
libertad ante la muerte.

Privación que es presencia. Apertura. Ausentarse es el atractivo
imán de Dios. Su ausencia. El esconderse, es su reclamo.

Rafael Redondo

Fecha y Hora

30 noviembre, sábado, de 9:30h a 13:30h

Lugar

zendo Iparhaizea

Edificio Albéniz, C / Gordóniz 44, Piso 8º, Departamento 5, 48002 Bilbao.

La puerta de acceso al edificio esta en la entrada del barrio de Rekalde, al Terminar el puente, bajando Las Escaleras. Ver mapa .
Acceso en Transporte público:

  • Tren (Renfe Cercanías): Estación de Amézola
  • Autobus (Bilbobus): Líneas 27, 72 y 77
  • Metro Bilbao: Estación de Indautxu, salida C / Doctor Areilza (UNOS 15 Minutos Andando)

Donativo para la Promoción de la Meditación

  • 10 €, Las Personas Que PARTICIPAN en la sangha SEGÚN la Opción 1 .
  • 20 €, Las Personas Que PARTICIPAN en la sangha SEGÚN la Opción 2 .
  • Las Personas Que no puedan Asumir Este donativo, también pueden venir a meditar y Aportar Lo Que Esté En sus Posibilidades.

inscripción

-Es necesario ser practicante de meditacion zen.
Plazas Limitadas.

Para inscribirte:

  1. Primero : Envíanos un Correo electrónico con el asunto “Zazenkai” , indicando tu nombre, apellidos y Un Teléfono de contacto una iparhaizea1@gmail.com , Comunicándonos tu Intención de apuntarte.
  2. Segundo : Una vez que te hayamos Confirmado Que Hay plaza libre, Realiza tu donativo en El Número de Cuenta de La Caixa:

CC: 2100 6253 40 0100092959

IBAN: ES02 2100 6253 4001 0009 2959

Cuyo titular es “Asociación para la Meditación Kita Kaze” indicando en el Concepto “Zazenkai-Nombre y Apellido del PARTICIPANTE” .

Es muy importante ser conscientes de que al apuntarnos llenamos una plaza, que en caso de no acudir podria ser ocupada por otra persona que se encuetra en lista de espera. Por eso, te pedimos que en caso de apuntarte y al final no vayas a acudir, nos avises con la antelacion que puedas.

¡Un abrazo!

Nos puedes encontrar en:

IparHaizea – Asociación para la meditación Kita Kaze

Calle de Gordóniz, 44

Bilbao, PV 48002

…Enorme es la fuente…

 

Enorme es La Fuente cuando el ser de la existencia se deja regar por lágrimas sin causa, y los agradecidos brazos se elevan, solos, automáticamente, penetrando los insondables cielos de la aurora. Consagrándose como Mundo. La

Ausencia, entonces, clama, fulge. Hace su aparición lo que jamás estuvo. La ausencia deviene Presencia. De ahí su imán.

Y constaté: sólo vislumbra el alba quien sabe –y no sin dolor- vislumbrar la noche.

Por eso, humildemente puedo afirmar cuán dócil a su reclamo misterioso, la luz amaneció en la quietud de mis escombros, hasta sentir su tacto. Cielo sin nubes. Ausencia del yo en la muerte de mi muerte. Desde ahí la Presencia.

…Adentrarse en el desierto…

Adentrarse en el desierto, lejos de oasis y espejismos; regresar a la sed, ahondar en la sed. Ser sed … No ansío lo que sé, ni lo que veo; más bien lo que no puedo ver ni se puede saber. Se hundirán las religiones, con sus templos, no mi sed de Absoluto

Llevado por mi sed de Tí
bebía yo de mi propio sudor,
mientras, desesperado, cavaba bajo el sol
en pos de un pequeño brote agua,
sin percatarme, torpe de mí,
de que el tan ansiado manantial
se hallaba en mi corazón.