Archivo de la etiqueta: Camino

Nos encontramos caminando…

Nos encontramos caminando, hemos crecido juntos y nos hemos ayudado, reído, llorado, acompañado. Con nuestras luces y sombras nos seguimos juntado y gracias a esas luces y sombras, hemos comprobado que nos necesitamos para ser mujeres y hombres totales, hermanos universales. Nuestras luces y sombras, son como maestras para salvarnos con toda la humanidad y completar la creación del mundo.

Con nuestras luces y sombras, con nuestros aciertos y errores, nos amamos con todo  nuestro corazón, con toda nuestra alma, con todas nuestras fuerzas.

La presencia de cada compañero, codo con codo, con nuestras luces y sombras, nos interpela para engrandecernos, porque, al final, esa presencia compañera es un regalo de la Fuente de la Vida, una enviada, una pregunta de amor, una oportunidad de caminar a Unidad.

La presencia de cada compañero, con sus luces y sus sobras, es por la que el Amor se expresa, invita, enriquece, y mide nuestra capacidad de querer.

La presencia de cada compañero, con sus luces y sus sobras, es nuestro plan de cada día, nuestro pan de cada día, nuestra hostia consagrada itinerante. Y lo es porque habita en tu medio, la tienes codo a codo, vive y con-ive en tu mismo equipo de trabajo, siendo presencia de carne y hueso, persona de cuerpo y alma que con su nombre y apellido ha venido a servirte de maestra para crecer en edad y madurez, la dimensión adulta que nos faculta para amar sobre toda condición.

SEGUIMOS, SEGUIREMOS CAMINANDO POR SENDAS DE UNIDAD.

Taller de giro derviche en Bilbao

0001

Sesshin para la práctica de la meditación ZEN guiado por Pedro Vidal

Meditar ya es volver a casa, es volver a nuestro mejor estado

La esencia de la meditación y espiritualidad, no es recibir demasiadas teorías, sino práctica, pero una práctica todo el día en la vida cotidiana.

Al observar la meditación Zen y los diferentes caminos espirituales, tanto de Oriente como de Occidente, podemos ver que hay dos etapas que nos pueden servir a todas las personas, esto es fabuloso, es algo muy concreto.

Para ello necesitamos practicar la meditación en movimiento, la meditación sentada, la respiración y la atención.

1ª etapa: Poner la Atención y la consciencia en la parte más baja del cuerpo, en el fondo de mí mismo/misma.

Cuando tenemos la consciencia en nuestro fondo, podemos experimentar una gran paz; paz necesaria para que el Maestro Interior (Aliento de Vida, la Vida, el Espíritu Santo, el Camino, la Verdad, Dios) haga su Escuela allí y en esa paz interior nos enseñe.

El trabajo fundamental es encontrar al Maestro Interior para que nos enseñe y con su fuerza nos lleve a la segunda etapa.

2ª etapa: Romper fondo de uno mismo / una misma.

Aquí se nos invita a pasar de lo limitado a lo ilimitado.

En la medida que vamos profundizando, van a ir saliendo las tentaciones para no seguir adelante, a estos engaños en el Zen se les llama Makyô.

Por lo tanto la peor tentación es querer no tener tentaciones. Si tenemos tentaciones es señal segura de que caminamos bien.

En esta etapa vamos adquiriendo discernimiento para conocernos y conocer al Verdadero Camino, conocer al Maestro Interior.

Es el Maestro Interior es el que nos va a transformar sin que casi nos demos cuenta de ello.

Perseveremos aunque pensemos que no adelantamos, sigamos más, sigamos, estamos siendo guiados de la mano del Maestro Interior.

Es necesario meditar con todo el cuerpo y la mente, en cada momento del día, las veinticuatro horas del día (sentados, de pie, andando y acostados).

Pedro Vidal

Fechas y horarios

26, 27 y 28 de febrero 2016

Seguir leyendo Sesshin para la práctica de la meditación ZEN guiado por Pedro Vidal