Archivo de la etiqueta: Atención

Taller de giro derviche en Bilbao

0001

Sesshin para la práctica de la meditación ZEN guiado por Pedro Vidal

Meditar ya es volver a casa, es volver a nuestro mejor estado

La esencia de la meditación y espiritualidad, no es recibir demasiadas teorías, sino práctica, pero una práctica todo el día en la vida cotidiana.

Al observar la meditación Zen y los diferentes caminos espirituales, tanto de Oriente como de Occidente, podemos ver que hay dos etapas que nos pueden servir a todas las personas, esto es fabuloso, es algo muy concreto.

Para ello necesitamos practicar la meditación en movimiento, la meditación sentada, la respiración y la atención.

1ª etapa: Poner la Atención y la consciencia en la parte más baja del cuerpo, en el fondo de mí mismo/misma.

Cuando tenemos la consciencia en nuestro fondo, podemos experimentar una gran paz; paz necesaria para que el Maestro Interior (Aliento de Vida, la Vida, el Espíritu Santo, el Camino, la Verdad, Dios) haga su Escuela allí y en esa paz interior nos enseñe.

El trabajo fundamental es encontrar al Maestro Interior para que nos enseñe y con su fuerza nos lleve a la segunda etapa.

2ª etapa: Romper fondo de uno mismo / una misma.

Aquí se nos invita a pasar de lo limitado a lo ilimitado.

En la medida que vamos profundizando, van a ir saliendo las tentaciones para no seguir adelante, a estos engaños en el Zen se les llama Makyô.

Por lo tanto la peor tentación es querer no tener tentaciones. Si tenemos tentaciones es señal segura de que caminamos bien.

En esta etapa vamos adquiriendo discernimiento para conocernos y conocer al Verdadero Camino, conocer al Maestro Interior.

Es el Maestro Interior es el que nos va a transformar sin que casi nos demos cuenta de ello.

Perseveremos aunque pensemos que no adelantamos, sigamos más, sigamos, estamos siendo guiados de la mano del Maestro Interior.

Es necesario meditar con todo el cuerpo y la mente, en cada momento del día, las veinticuatro horas del día (sentados, de pie, andando y acostados).

Pedro Vidal

Fechas y horarios

26, 27 y 28 de febrero 2016

Seguir leyendo Sesshin para la práctica de la meditación ZEN guiado por Pedro Vidal

Zen, la noticia que se deja escuchar

Reflexión en el sesshin en Berriz en febrero de 2015

Estudiar el Dharma de Buda es estudiarse a uno mismo. Estudiarse a sí mismo, es olvidarse de uno mismo. Olvidarse de uno mismo, es ser certificado por todas las existencias del cosmos. Ser certificado por todas las existencias del cosmos, es despojarse del apego al cuerpo y a la mente, abandonar, dhatsu raku, cuerpo y mente. Abandonar el apego al cuerpo y a la mente. Al mismo tiempo, esto ayuda a los otros a desapegarse de su propio cuerpo y mente.

Dogen

Cada vez que un pensamiento se retira, se ofrece una ocasión a la revelación de lo sagrado. La actitud de abrirse hacia la escucha supone vivirse como Nadie, perdiendo así la memoria su efectividad yoica temporal para dejar sitio, hacerle un hueco, a una fuerza espontánea que aborda nuestro cuerpo de Conciencia, de conciencia global, que excede nuestros límites corporales. Eso sucede cuando, abandonada toda imagen, incluida la propia corporal, la conciencia se abre a otras dimensiones, siendo en tal situación cuando se comprende el aserto lúcido del gran maestro japonés al afirmar que “Za-Zen no busca el despertar, Za-Zen es el mismo despertar”. La constatación excede al pensamiento, no es que yo esté mentalmente atento, sino que, más allá de todo dualismo, me convierto en atención. Y eso se vive cuando uno se desapega del cuerpo y de la mente. La presencia del Ser no engaña, la presencia del Ser es certera, aunque algunos psiquiatras llaman a eso psicosis o esquizofrenia…

Esa ausencia de identificarme tanto con ideologías, religiones, facultades psíquicas u objetos, lejos de apartarme del mundo me hace más sensible hacia su dolor, más presente en el que sufre, más enérgico para denunciar la injusticia, más disponible ante quien me necesita, lo que contradice de raíz cualquier extravío psicótico.

Para mí, el mundo es una suerte de enigma que se renueva constantemente. Cada vez que lo miro, siempre veo las cosas por primera vez. El mundo tiene mucho más que decirme de lo que soy capaz de entender. De ahí que tenga que abrirme a un entendimiento sin límites, de forma que todo quepa en él.

José Saramago

La mirada inocente acoge sin referencias lo que le llega. Escuchar sin referencias, mirar sin patrones previos, es el paso previo al Seguir leyendo Zen, la noticia que se deja escuchar