Circular, verano 2016

Queridos compañeros y compañeras, buen inicio del verano.

Mi recordatorio insistente: la experiencia de ese  Ser envolvente que no acertaremos jamás cómo nombrarle, está más allá de todos los dogmas, de todos los rituales, de todas las religiones y sagradas escrituras, por muy sagradas que sean. El fenómeno del “despertar” se pierde en la noche de los tiempos,  no es monopolio de filosofía o creencia alguna; el despertar es anterior a budismos, ateismos y cristianismos. Despertar no es algo que se nos da después de la muerte, sino que es una posibilidad que late en esta vida, aquí, ahora, en este momento. La experiencia del Ser, por ser universal, no puede colonizarla nadie, ningún maestro, ninguna escuela  de meditación: está al alcance de todos, siendo lo más próximo de toda proximidad; efectivamente, el Reino Dios se halla dentro de uno mismo. Por tanto la verdadera religión es la Vida en todas sus manifestaciones, porque La Ruah  sopla donde quiere.

Meditar es responder, desde el silencio del Ser, a la más profunda demanda de las demandas. El Ser del Silencio carece de voz, y a pesar de ello, se manifiesta en el tumulto de toda la Creación. Mas el ser humano posee a cada instante la ocasión, y la gracia, de poder escuchar lo inaudible dentro de su más profundo centro, siendo esa  su razón de ser y de estar en el mundo.

La sentada callada (Za-Zen), es un privilegiado escenario donde el Espíritu del Silencio actúa y se expresa en un lenguaje sin palabras. La sentada en silencio, es un lugar de Sigue leyendo Circular, verano 2016

Zazenkai en Bilbao, 16/7/2016

Soltarse

En el Za-Zen tenemos la oportunidad de contemplar las fuerzas que bullen dentro de nosotros mismos. Es curioso constatar cómo casi siempre comenzamos la sentada mediante un acto voluntarioso de sujetar la postura, controlar la respiración, dominar el dolor o el sueño, y vigilar la distracción. Sin embargo, cuando la meditación avanza, a la concentración suele sucederle la experiencia envolvente que nos libera del voluntarismo. Y fluye entonces espontáneamente la vivencia del Ser que emerge de la profundidad. Ya no respiramos, sino que “alguien” nos respira, conectándonos con la esencia que está más allá del control de la voluntad individual, conectándonos con lo más íntimo de nuestra intimidad. En la práctica de la meditación suele aparecer esa doble fase.

Rafael Redondo

16 de julio de 2016, sábado, de 9:30h a 13:30h

Es de suma importancia la puntualidad, por lo que te agradeceremos que acudas a las 9:15h para poder empezar a las 9:30h.

Lugar

Zendo Iparhaizea

Edificio Albéniz, C/ Gordóniz 44, Piso 8º, Departamento 5, 48002 Bilbao.

La puerta de Sigue leyendo Zazenkai en Bilbao, 16/7/2016

Estoy solo cuando dudo de Ti

Adentrarse en el Silencio conlleva afrontar una cierta soledad. Cuando uno se adentra en una cueva profunda, primero salen los murciélagos, se aventan las sombras, y nos sobresaltan, si seguimos, como describe Cervantes en la entrada del Quijote a la Cueva de Montesinos, uno llega a lo profundo y se percata de que una gota de agua cae lentamente sobre un lago en calma, uno se encuentra en la vibración familiar del Silencio.

Quizás todas nuestras huidas, todas nuestras angustias, sean provocadas por el pánico que nos da entrar en lo profundo, en la soledad del hombre, por eso a lo mejor tememos al paso del tiempo, porque nos enfrenta constantemente con este reto de afrontar el contacto con uno mismo.

“No uses a nadie ni a nada para huir de tu soledad”  decía Moratiel, y tantas veces que buscamos fuera una distracción, una felicidad superficial que nos ahorre entrar dentro y mirar de frente nuestro miedo a quedarnos en una cierta soledad. Pero eso nos hace esclavos, dependientes, y probablemente lo seríamos gustosos si no fuera por el dolor que conlleva, por la asfixia, si no fuera porque la vida, incluso a nuestro pesar, nos impulsa hacia esa dicha plena que nos corresponde como heredad, por nada, sin hacer nada por merecerla.

El amor no hay que merecerlo, probablemente si percibiéramos que somos amados, podríamos entrar con confianza. Dice Christian Bobin que cuando uno ha sido amado verdaderamente, “mirado” verdaderamente, aunque sólo haya sido una vez en la vida “es como si se te hubiera dado un alimento… que te basta. Te basta incluso si no es renovado, incluso si no te es dado nuevamente, incluso si no sabes bien en que consiste. Es suficiente quizás haber recibido esto y no dudar de aquello que te ha sido dado, no dejar que se pose la duda sobre ello. Es bueno dejar el resto de la vida en un gran estremecimiento, en una fiebre, en una inquietud – que es buena, siempre que no se dude sobre ese pequeño punto en el que se sostiene.”

“Todo el misterio del Silencio es que nos pone en contacto con nosotros mismos.”
J.F. Moratiel

Sigue leyendo Estoy solo cuando dudo de Ti

Meditación Zen en Bilbao