Archivo de la etiqueta: Transformación

2ª Sesión sobre el Maestro Eckhart, con Rafa Redondo 26 de Mayo

Eckhart, Johannes, llamado Meister (maestro). Nacido alrededor de 1260 en Hochheim, Turingia (actual Alemania) y fallecido entre 1327/1328 en Avignon, Francia. Otro nombre por el que fue conocido el maestro Eckhart fue: Eckhart von Hochheim.

Filósofo y místico alemán, nacido en Hochheim, cerca de Gotha, en Turingia. Perteneció a la orden de los dominicos (a la que ingresó sobre los 15 años), estudió probablemente con Alberto Magno, en Colonia, y enseñó en París. A mediados de sus treinta años Eckhart fue nombrado vicario de Turingia; antes y después de esta asignación era profesor de teología en el priorato de Saint- Jacques en París. En esa misma ciudad fue donde recibió una maestría (1302) y de ahí su sobrenombre de Meister.

Filósofos de la universalmente destacada Escuela Filosófica  de Kioto,  de la talla de Ueda, Nishida, Watanabe, y, sobre todo Nishitani Keiji, pertenecientes a la brillante generación llamada Filósofos de la Nada, que tanto admiró Heidegger, y todos ellos practicantes de Zen, consideran tanto en sus destacados ensayos, como en sus lecciones y conferencias, la alta estima y consideración que profesan por el Maestro Eckhart en tanto que precursor del Zen occidental.

Hasta hace pocas décadas, hablar entre nosotros del Maestro Eckhart equivalía a asociarlo con la herejía. Fue, sin embargo,  de la mano –mejor decir de la pluma- de Erich Fromm, como algunos pudimos apreciar el indiscutible valor revolucionario de este sabio de referencia universal que hoy “traemos” a Hipar Haizea.

Rafa Redondo,  Agate Naberán y Nando Consuegra, hemos tomado el trabajo de  seleccionar parte de los textos de los Tratados y Sermones del Maestro con la finalidad de hacer de ellos, y con ellos, una buena razón para “hacer Za-Zen” práctico bajo la tutela de este maestro extraordinario.

Se alternarán sentada, lectura de texto y comentario. De ese modo, la sangha  Ipar Haizea de Bilbao trata de ser coherente con su objetivo de difundir la práctica del Zen Occidental.

¡Os esperamos!

Fecha y hora

Viernes  26 de Mayo, de 18:30h. a 21.00h.

Seguir leyendo 2ª Sesión sobre el Maestro Eckhart, con Rafa Redondo 26 de Mayo

Nos encontramos caminando…

Nos encontramos caminando, hemos crecido juntos y nos hemos ayudado, reído, llorado, acompañado. Con nuestras luces y sombras nos seguimos juntado y gracias a esas luces y sombras, hemos comprobado que nos necesitamos para ser mujeres y hombres totales, hermanos universales. Nuestras luces y sombras, son como maestras para salvarnos con toda la humanidad y completar la creación del mundo.

Con nuestras luces y sombras, con nuestros aciertos y errores, nos amamos con todo  nuestro corazón, con toda nuestra alma, con todas nuestras fuerzas.

La presencia de cada compañero, codo con codo, con nuestras luces y sombras, nos interpela para engrandecernos, porque, al final, esa presencia compañera es un regalo de la Fuente de la Vida, una enviada, una pregunta de amor, una oportunidad de caminar a Unidad.

La presencia de cada compañero, con sus luces y sus sobras, es por la que el Amor se expresa, invita, enriquece, y mide nuestra capacidad de querer.

La presencia de cada compañero, con sus luces y sus sobras, es nuestro plan de cada día, nuestro pan de cada día, nuestra hostia consagrada itinerante. Y lo es porque habita en tu medio, la tienes codo a codo, vive y con-ive en tu mismo equipo de trabajo, siendo presencia de carne y hueso, persona de cuerpo y alma que con su nombre y apellido ha venido a servirte de maestra para crecer en edad y madurez, la dimensión adulta que nos faculta para amar sobre toda condición.

SEGUIMOS, SEGUIREMOS CAMINANDO POR SENDAS DE UNIDAD.

Circular de Epifanía: EL SUEÑO DE LA HUMANIDAD

Si algo me ha proporcionado la práctica meditativa del Zen es la posibilidad de saberme nadie. Una experiencia intensa y prolongada de rendirme, abandonarme, salir de los límites de mi falso yo construido durante el tiempo.

La experiencia de doblegarse a “lo que es” ha sido y sigue siendo para mí el mayor y mejor camino de liberación. Estoy hablando de una senda de fraternidad que, si bien la aprendí de los maestros orientales, puedo decir que mucho antes de que me iniciara en el camino del Zen, ya lo había visto –y no sin gran impacto- en el ejemplo vivo de Francisco de Asís. Un sendero que en el poverello pasaba por el rechazo del dinero, del poder y de los honores, y por la comunión con los más humildes y más pobres; sí,  un camino predicado por sabios bodhisattvas. El Bodhisattva es un término budista compuesto de bodhi (“supremo conocimiento”), y sattva (“ser”), que hace referencia a un ser embarcado en la búsqueda de la suprema iluminación, no sólo en beneficio propio, sino en el de todos, que compasivamente busca no sólo la salvación individual, sino la colectiva. El principio del ideal del Bodhisattva es uno de los más importantes principios del budismo.

Pero ese afán de bondad y compasión rebasa las fronteras asiáticas, pertenece al acervo de toda persona independientemente de su origen cristiano, ateo o budista; un derecho de nacimiento.

En mi caso, el sentido y la práctica compasiva tanto de Jesús de Nazareth o del Pobre de Asís, es algo que me ha marcado, es la impronta de mi vida; un contagioso y cercano modelo de ternura más propio y cercano a mi forma de ser occidental. Ellos han promovido en mi caso el Seguir leyendo Circular de Epifanía: EL SUEÑO DE LA HUMANIDAD