CIRCULAR DE PRIMAVERA

Primavera

Abdicar de sí, para toparse con el salvaje brote de la Vida. Despertar es dejar diluir en uno el hielo del invierno, hacerse nuevo brote; mejor aún: brotar, hacerse  Primavera.

A veces, muchas veces, es preciso apartarse a un lado, quitarse de en medio, para dejar que el milagro ocurra, allí, donde sopla el Gran Silencio.

Destituirse, para exprimir la presencia que emana de la ausencia, extrayendo de cada instante el zumo de su fulgurante inmensidad. Dejarse suceder en el presente, semilla del Fondo, donde resuena el galope de las formas que fluyen por la estepa del tiempo.

¡Ah, terrible y fascinante belleza, que al desaparecer te manifiestas. Instante seductor, en cuyos abismales recovecos estalla el relámpago de la muerte y la resurrección!

Lo que escribo del Zen no es lo que escribo. ¿Cómo decirlo? Me refiero a esa cosa (¿) que habita en la entrelínea del verso y sus palabras. Captar Eso, respetuoso y dichoso, es despertar a la Palabra que dice lo indecible.

Todo pensamiento está ya inventado, y se trata de romper con el martillo del Zen las cadenas que nos atan al laberinto de los conceptos.

Comprobar cómo llega un momento en el que el mundo se para, los nombres se des-nombran y des-bautizan, mientras el tiempo y el espacio se diluyen en la Presencia.

Entonces, ebrio del Ser, como del vino una cepa madre, el corazón humano celebra en sus latidos la Noticia.

Es un error pensar que el milagro pertenece sólo a lo desconocido, al mundo de lo extraordinario. El hecho milagroso, reside fundamentalmente en el mismo corazón de la vida cotidiana, de lo sobradamente conocido, de lo que se cumple en lo ordinario.

Por todo eso, es cuestión de “cambiar de anteojeras” y comprobar cómo la vida, que insta en cada instante, ella misma es un milagro omnipresente, una celebración de la creación, que, bajo un azul despejado de nubes, desea danzar bajo la brisa de lo nuevo, así lo vio el amigo Hugo:

 

El viento deshace

   las nubes

            y aparece azul,

          todo azul el cielo.

Hay un alma pero no está,

        hay que cavarla,

                   desbrozar todo lo que ella no es,                   

                          hasta que esté:

                                         hasta vaciarnos.

RETIRO IPARHAIZEA VERANO 2017

unnamed

Sesshin guiado por Celso Navarro en Carranza, agosto 2017

Zen y no dualidad

Indicaciones para el camino:

El camino trazado por BanKei Yotaku (1622-1693), Hakuin Ekaku (1685 -1768), Hui –neng (637-713)

“El legado (zen) nos llega desde culturas muy diversas y distantes en el tiempo y en el espacio, pero resulta suficientemente fácil de comprender y vivir si no lo interpretamos como verdades a las que hay que someterse, sino como indicaciones, ayudas y orientaciones a la indagación de la profundidad de nuestra propia condición y, con ella, de la condición de todo lo real”.                               

M. Corbí

“¡Yerbas de otoño,

enseñadme el camino

que he de seguir!”

Ryôkan

Hola,

Os comunicamos que un año más, valorando la gran experiencia de estos tres últimos años, y gracias a la generosa disponibilidad del Maestro Celso Navarro, tenemos el gusto de poder organizar un retiro de larga duración, del 10 al 20 de agosto.

 

La acogida será el jueves 10 de agosto, de 17:00h. a 18:30h., el retiro comenzará a las 19:00h.

Salida: el domingo 20 de agosto, después de desayunar.

La asistencia al sesshin ha de ser completa, no pudiendo incorporarse más tarde, ni salir antes, ni realizar estancias menores a los diez días.

Seguir leyendo RETIRO IPARHAIZEA VERANO 2017

Zazenkai 25 marzo con Rafa Redondo

Zazenkai 25 marzo

Zazenkai con Rafa Redondo

¿Qué es Zen?

 De un conversación con mi Maestro Willigis Jäger:

Zen ¿qué es eso? Kakua, el primer japonés que se trasladó a estudiar Zen en China, a su regreso, fue invitado por el emperador de Japón para que expusiera en una conferencia, todos los conocimientos que había adquirido en aquel país. Kakua sacó una flauta de su túnica, sopló una corta nota, se inclinó cortesmente y abandonó la audiencia. El emperador se quedó desorientado. Es imposible explicar con palabras lo que es el Zen.

 No existe ninguna doctrina, ni siquiera budista, sobre Zen. El maestro Yuansou afirmaba correctamente:“No hay enseñanza que incubar o sobre la que puedas instalarte. Si no crees en ti mismo, toma tu atillo y recorre las casas de otras gentes en busca del Zen y el Tao. Vas buscando misterios, maravillas, budas y maestros Zen. Crees que esto es la búsqueda de la Verdad Suprema y haces de ello tu religión, pero es como correr hacia el Este con el fin de encontrar aquello que se asienta en el Oeste”.

Por tanto, nadie puede ser instruido como maestro Zen. Por esto no hay Zen cristiano, ni Zen budista. De esta forma, tampoco hay maestros de Zen budista, sino únicamente maestros Zen que son budistas y del mismo modo, también maestros Zen que son cristianos o incluso que no pertenecen a ninguna confesión. La diferencia fundamental entre las religiones no fluye verticalmente entre simples denominaciones, sino más bien horizontalmente entre los niveles exotéricos y esotéricos de estas religiones.

Existe una “Sophia perennis”, una eterna sabiduría, que algún día será reconocida como el verdadero objetivo de toda religión. El ser humano en el futuro será un ser  “despierto”. Esto solamente ocurrirá cuando el Zen y todos los caminos espirituales se liberen a sí mismos de las ataduras de las confesiones. En esta liberación es donde el Zen desempeña un papel importante, pues está claro que ni Shakyamuni ni  tampoco Jesús tuvieron intención de fundar religión alguna. Es cierto que el Zen se halla estrechamente unido al Budismo, pero realmente lo trasciende, y también a cualquier otra religión. El Zen y todos los caminos esotéricos, como pueden ser Yoga, Vipassana o Contemplación, trascienden los credos religiosos.

Para quien recorre el camino del Zen, la convicción religiosa se convierte en experiencia personal, de modo que su confesión no será un obstáculo. No será necesario abandonar su religión, sino que la comprenderá profundamente y la interpretará de manera nueva. El futuro de la religión está en la Mística, como dijo Karl Rahner:”El cristiano del futuro será místico o no será cristiano”. Místico es quien ha experimentado algo personalmente.¡¡BUEN ZAZENKAI!!

Rafael Redondo

Fecha y Hora

25 de Marzo, sábado, de 9: 30h a 13: 30h

Lugar

Zendo Iparhaizea

Edificio Albéniz, C/ Gordóniz 44, Piso 8º, Departamento 5, 48002 Bilbao.

La puerta de acceso al edificio esta en la entrada del barrio de Rekalde, al terminar el puente, bajando las escaleras. Ver mapa.
Acceso en transporte público:

  • Tren (Renfe Cercanías): Estación de Amézola
  • Autobus (Bilbobus): Líneas 27, 72 y 77
  • Metro Bilbao: Estación de Indautxu, salida C / Doctor Areilza (unos 15 minutos andando)

Donativo para la promoción de la meditación

  • 10 €, Las personas que participan en la sangha según la Opción 1.
  • 20 €, Las personas que participan en la sangha según la Opción 2.
  • Las personas que no puedan asumir este donativo, también pueden venir a meditar y aportar lo que esté en sus posibilidades.

Inscripción

Plazas limitadas.

Para inscribirte:

  1. Primero:  Envíanos un correo electrónico con el asunto “Zazenkai”, indicando tu nombre, apellidos y un teléfono de contacto a iparhaizea1@gmail.com, comunicándonos tu intención de apuntarte.
  2. Segundo: Una vez que te hayamos confirmado que hay plaza libre, realiza tu donativo en el número de cuenta de La Caixa:

CC: 2100 6253 40 0100092959

IBAN: ES02 2100 6253 4001 0009 2959

Cuyo titular es “Asociación para la Meditación Kita Kaze” indicando en el concepto “Zazenkai-Nombre y Apellido del participante”.

Es muy importante es ser conscientes de que al apuntarnos llenamos una plaza, y que de completarse el aforo alguien se quedará fuera. Por eso, te invitamos a actuar con responsabilidad y avisar si, al final, por cualquier motivo, no vas a acudir. Esto le abrirá la posibilidad de apuntarse a otra persona. Muchas gracias.

¡Un abrazo!

Meditación Zen en Bilbao