Archivo de la etiqueta: Rafael Redondo

SESION CON EL MAESTRO ECKHART, VIERNES 15 DICIEMBRE

En nuestro camino de explorar y transitar los territorios que trascienden el nivel racional e individual del ego y que pueden ser calificados como de “Dimensión Absoluta” , “Transpersonales”, “Espirituales”; no carecemos de pautas al respecto, sino que podemos apelar a los grandes místicos del pasado. Ellos vivieron en el pasado, pero no sólo representaban la avanzadilla de su tiempo, sino también del nuestro, incluso podríamos considerarlos como representativos de nuestro futuro.

Por ello, la esiritualidad mística no es tanto un recuerdo nostálgico del pasado, como un vislumbre del futuro.
Meister Eckhart representa el misticismo no-dual, que no diferencia entre Dios o la Divinidad y el mundo; también es evidente en tradiciones orientales como el hinduismo o el Zen.

Filósofo y místico alemán, nacido en Hochheim, cerca de Gotha, en Turingia (actual Alemania), alrededor de 1260. Perteneció a la orden de los dominicos (a la que ingresó sobre los 15 años), estudió probablemente con Alberto Magno, en Colonia, y enseñó en París. A mediados de sus treinta años Eckhart fue nombrado vicario de Turingia; antes y después de esta asignación era profesor de teología en el priorato de Saint- Jacques en París. En esa misma ciudad fue donde recibió una maestría (1302) y de ahí su sobrenombre de Meister.

Filósofos de la universalmente destacada Escuela Filosófica  de Kioto,  de la talla de Ueda, Nishida, Watanabe, y, sobre todo Nishitani Keiji, pertenecientes a la brillante generación llamada Filósofos de la Nada, que tanto admiró Heidegger, y todos ellos practicantes de Zen, consideran tanto en sus destacados ensayos, como en sus lecciones y conferencias, la alta estima y consideración que profesan por el Maestro Eckhart en tanto que precursor del Zen occidental.

Hasta hace pocas décadas, hablar entre nosotros del Maestro Eckhart equivalía a asociarlo con la herejía. Fue, sin embargo,  de la mano –mejor decir de la pluma- de Erich Fromm, como algunos pudimos apreciar el indiscutible valor revolucionario de este sabio de referencia universal que hoy “traemos” a Hipar Haizea.

Rafa Redondo,  Agate Naberán y Nando Consuegra, hemos tomado el trabajo de  seleccionar parte de los textos de los Tratados y Sermones del Maestro con la finalidad de hacer de ellos, y con ellos, una buena razón para “hacer Za-Zen” práctico bajo la tutela de este maestro extraordinario.
Se alternarán sentada, lectura de texto y comentario. De ese modo, la sangha  IparHaizea de Bilbao trata de ser coherente con su objetivo de difundir la práctica del Zen Occidental.

¡Os esperamos!

Fecha y hora
Viernes  15 de Diciembre, de 18:30h. a 21.00h.

Es de suma importancia la puntualidad, por lo que te agradeceremos que acudas a las 18:15h para poder empezar a las 18:30h.

Lugar

Zendo Iparhaizea

Edificio Albéniz, C/ Gordóniz 44, Piso 8º, Departamento 5, 48002 Bilbao.

La puerta de acceso al edificio esta en la entrada del barrio de Rekalde, al terminar el puente, bajando las escaleras. Ver mapa.
Acceso en transporte público:

  • Tren (Renfe Cercanías): Estación de Amézola
  • Autobus (Bilbobus): Líneas 27, 72 y 77
  • Metro Bilbao: Estación de Indautxu, salida C / Doctor Areilza (unos 15 minutos andando)

Donativo para la promoción de la meditación:

  • Para las personas que participan en la sangha según la Opción 1, no es necesario el donativo.
  • 5 € las personas que participan en la sangha según la Opción 2.
  • Las personas que no puedan asumir este donativo, también pueden venir a meditar y aportar lo que esté en sus posibilidades.

Inscripción

Plazas limitadas.

Para inscribirte:

Envíanos un correo electrónico con el asunto “Maestro Eckhart”, indicando tu nombre, apellidos y un teléfono de contacto a iparhaizea1@gmail.com, comunicándonos tu intención de apuntarte.

El donativo se abonará el mismo día en la sesión.

Es muy importante  ser conscientes de que al apuntarnos llenamos una plaza, y que de completarse el aforo alguien se quedará fuera. Por eso, te invitamos a actuar con responsabilidad y avisar si, al final, por cualquier motivo, no vas a acudir. Esto le abrirá la posibilidad de apuntarse a otra persona. Muchas gracias.

¡Un abrazo¡¡

Zazenkai con Rafael Redondo

Vivimos tiempos de exilio,  repatriados en formales deformaciones. Y por ello sufrimos. Pero la forma más común y errónea de superar
semejante pandemia, consiste en alimentar el fuego narcisista de creernos partícipes de una nación diferente, de un Estado poderoso, de una cultura dominante y otras borracheras que disimulan nuestro sentimiento de aislamiento en un culto ególatra sustentado en una realidad construida para compensar la insoportable soledad de quien dormita en sus propias fronteras de artificio.
Creo que la futura liberación del ser humano se iniciará
en la superación de los narcisismos personales y colectivos, en
la medida en que rompa esas falsas fronteras. En la medida
en que nazca y renazca a la compasión que anida en la más
profunda conciencia de su ser, el ser del universo sin fronteras.
Cuando al amanecer diariamente me siento en zazen,
escucho atento y asombrado el milagro del sonar del gong.

El silencio es rasgado, vaciado, desapropiado de su nombre.
Cuando algo suena, su sonido revela mi escuchar.
¿Pero, en verdad, soy sólo yo a quien atañe ese tañido?
En la escucha del cuenco vivo hay una relación con su tañido,
una dualidad entre la observación y lo observado. Mas
ocurre un prodigio: cuando el gong extingue su sonar y en mi
escucha se apaga lo escuchado, brota la dicha del verdadero
sonido: el milenario tañer del cuenco, su morir, resuena ahora
en su verdad de música callada. Ahora, desvanecido el eco,
sucede la honda y desnuda sinfonía. Es hora de alegría, sin
yo y sin objeto. Ya no hay nada que escuchar, ni cuenco que
produzca el gran sonido: los modos de escuchar, las ubicaciones
del oído, las formas de atención, todo ello, se ha unificado
y fusionado en un encuentro. Es la experiencia estética, sin
música, sin escuchador, sin cuenco y sin sonido. La escucha
pura, la pura atención.
El sonido de la campana no lo oigo yo, es oído. Y se trata
de observar el interior, de descubrir un manantial del que
mana vida. Hallar sentido en lo aparentemente absurdo, y
proclamarlo ante quienes por no saber usar sus olvidadas alas
repudian alzar la vista al cielo. Esplendorosa cumbre sin costuras,
lugar sin lugar, donde brota la compasiva fuerza que nos
impele a amar y ser amados.
Espacio sin anchura, donde el hombre, minuto a minuto
(aun sin reloj, sin minutero), desde la noche de los tiempos
ha podido percibir más allá del cerebro, mediante el ojo
que rebasa los sentidos. Tiempo sin tiempo, espacio abierto
a lo que escapa a la fragmentación del método científico:
la inocente visión de la percepción clara, total, que no es
asunto de emociones. Porque al ser humano le ha sido dada
la facultad de comulgar con la altura y la profundidad de
lo inmenso, allá donde cima y abismo se unifican. Percibir
y sentir allende el perceptor, allende el cuerpo. Para morir
despierto, porque vivir distraído es suicidarse. El infierno es
una enorme discoteca.
Despertar es ver lo que es y trascenderlo. Un derecho de
nacimiento. Mirar adentro, con ojos recién nacidos, fuera de
la colonización mental del sentido común, alerta como un
bebé, con la conciencia abocada a lo real, que no es realismo.
Todo ser humano alberga un sexto sentido allá en su más
profunda vena, que brota en la quietud de los sentidos, cuando
el tiempo cesa de ser una atadura y deja de ser tiempo. Surge
entonces la mutación que va más allá del simple cambio: la
paradójica libertad de quien, transformado su corazón, no
le queda otra opción que la gratitud por ser y sentirse libre.
Entonces, ese corazón y esa mente podrán saber, quizá por vez
primera y para siempre, qué es lo indecible, qué es lo sagrado,
qué es escuchar la vida que no cabe en quien la vive: escuchar es
pertenecer a lo que al decirlo se oye, a lo que al decirlo nos nombra.

SEGUIMOS CAMINANDO HACIA ESTEPAS SIN FRONTERAS…

Fecha y Hora

Sabado 25 de Noviembre 9:30h a 13:30h Seguir leyendo Zazenkai con Rafael Redondo

Zazenkai con Rafael Redondo

Frecuentemente, en el corazón mismo del silencio surge una asfixiante carencia que nos empuja a quererla llenar huyendo hacia adelante y -sin apenas interrogarla ni escucharla- iniciamos el camino a no se sabe dónde. Pero entonces puede y suele ocurrir que en lugar de llenar nuestros vacíos de sentido, nos topemos tan sólo con simples objetos. Esta sociedad distraída nos quiere entretener con lo que le es más propio, con objetos, con objetos en forma de proyectos, de huidas compulsivas, de marchas turísticas paradisíacas que acaban remitiéndonos a nosotros mismos, para luego extinguirse. Para ver mejor este escenario viene bien este parón llamado Zazenkai

También a veces brota –sería mejor decir nos brota- del silencio una necesidad de descargarnos de todo aquello que creíamos poseer, pero que nos poseía. Desinflarnos, como suele hacerlo un globo aerostático que suelta su lastre para mejor proseguir su ruta libre hacia las alturas. Descargarse, sí: un imperioso impulso, o instinto hacia el liberador despegue de la tiranía de lo dado; una suerte de desapego que no es indiferencia, sino el mismo portalón del amor.

Liberarse es habitar el mundo y, más aún: despedirse del mundo con lo puesto.

Soltarse, sí -entre alivios y dolores- de una realidad fingida, aunque presentada y re-presentada como lo real. Liberarse de la realidad falseada, de la posesión ilusoria de un ego que el mismo viento desvanece. Liberarse supone tener el valor de detenerse y tener el valor de mirar nuestra falsa realidad revestida de verdad, pues falso es toda construcción mental que se resiste a ser soñado y vivido. Sentarse en silencio, entornar la mirada a mis adentros, en un esfuerzo por captar lo invisible, es mi propuesta.

Mas, curiosamente, nuestra inconsciente sed de sentido perdura incluso cuando, saciados del placer que causan los objetos, estos van perdiendo progresivamente la capacidad evocadora que durante un tiempo nos colmó, y el gozo, entonces, se torna en indiferencia, o en hastío. Ya sabes –te dicen los pragmáticos adaptados- esa es la vida, esto es lo que hay, tan sólo objetos…

Alienados por esa idolatría, caímos un tiempo en el delirio de que la alegría que suscitaron los objetos se encontraba dentro de ellos mismos, como si  fueran los artesanos de la plenitud que nuestro corazón suele encender e iluminar. Pero en la quietud plena, de la que brota el valor de afrontar el dolor sin rehuirlo, vemos que en el fondo de lo fondos la verdadera paz existe, pura, ilesa, no subordinada a objeto exterior alguno, porque la auténtica dicha tiene en sí su propia razón de ser, su vida propia, su autonomía.

En el corazón del silencio liberador que rompe los muros de nuestra soledad, podemos comprobar que la paz real se halla en nuestra más honda entraña, porque el sonido de su salvaje soneto ha decidido sonar, cantar, allá en su más profunda arteria, en un canto que alberga el infinito.

¡BUEN ZA-ZENKAI!

Fecha y Hora

30 Septiembre, sábado, de 9:30h a 13:30h

Lugar

Zendo Iparhaizea

Edificio Albéniz, C / Gordóniz 44, Piso 8º, Departamento 5, 48002 Bilbao.

La puerta de acceso al edificio esta en la entrada del barrio de Rekalde, al Terminar el puente, bajando Las Escaleras. Ver mapa .
Acceso en Transporte público:

  • Tren (Renfe Cercanías): Estación de Amézola
  • Autobus (Bilbobus): Líneas 27, 72 y 77
  • Metro Bilbao: Estación de Indautxu, salida C / Doctor Areilza (UNOS 15 Minutos Andando)

Donativo para la Promoción de la Meditación

  • 10 €, Las Personas Que PARTICIPAN en la sangha SEGÚN la Opción 1 .
  • 20 €, Las Personas Que PARTICIPAN en la sangha SEGÚN la Opción 2 .
  • Las Personas Que no puedan Asumir Este donativo, también pueden venir a meditar y Aportar Lo Que Esté En sus Posibilidades.

inscripción

– Es necesario ser practicante de meditación zen.

Plazas Limitadas.

Para inscribirte:

  1. Primero : Envíanos ONU Correo electrónico con el asunto f “Zazenkai” , indicando tu nombre, apellidos y Un Teléfono de contacto una iparhaizea1@gmail.com , Comunicándonos tu Intención de apuntarte.
  2. Segundo : Una vez que te hayamos Confirmado Que Hay plaza libre, Realiza tu donativo en El Número de Cuenta de La Caixa:

CC: 2100 6253 40 0100092959

IBAN: ES02 2100 6253 4001 0009 2959

Cuyo titular es “Asociación para la Meditación Kita Kaze” indicando en el Concepto “Zazenkai-Nombre y Apellido del PARTICIPANTE” .

Es muy importante ser conscientes de que al apuntarnos llenamos una plaza y que de completarse el aforo alguien se quedará fuera. Por eso, te invitamos un ACTUAR con responsabilidad y avisar si, al final, por cualquier motivo, no vas a acudir. Esto le abrirá la posibilidad de apuntarse a otra persona. Muchas gracias.

¡Un abrazo!