La vivencia de la Unidad

La vivencia de la Unidad no es la disolución de la individualidad, sino la disolución de la separación entre Unidad e individualidad, y eso sólo puede vivirse en el cuerpo.

El Zen es una práctica, y más concretamente, una práctica corporal, por lo que, desde su perspectiva, no tiene mucho sentido tratar de comprender lo anterior a través de un esfuerzo racional. La verdadera comprensión es vivencia, y la vivencia es corporal.

«Carya», en sánscrito; «Soma», en griego; «Gyô», en japonés: el cuerpo-mente-espíritu unificado, el cuerpo como Totalidad.

De ahí que Dôgen afirme en el Bendôwa que
«sentarse adecuadamente es la verdadera puerta para la práctica Zen». Y que el sacramento fundamental de la tradición cristiana se fundamente en «el Cuerpo de Cristo».

La mente siempre va a querer llevarnos a la reflexión. Pero reflexión viene de reflejo y no se puede vivir en un espejo.
¿Quieres vivir?

Texto de nuestro compañero de camino Pablo Garmendia

 

Música:  Bill Douglas – Elegy

 

 

…fragilidad invulnerable…

Forzó el Amor que la Realidad fuera,
necesitó cumplirse en tu persona,
y dejarse decir en tu palabra.
Jamás pudo hacer otra cosa sino amarte;
tal es su omnipotente impotencia,
tal su fragilidad invulnerable…

Rafa Redondo

EdCott 9x6 pies Fondo de fotografía de montaña Nevada Invierno ...

Música:   Armand amar – Desert Peace

 

 

…preguntas dificiles…respuestas despiertas… 4ª entrega

…¿Cuál es nuestra misión en la Vida?…

 

…¿Es la meditación para personas mezquinas?…

 

…¿Tenemos que tener esperanza en la humanidad?…

 

Música:     Stop Coming To My House          Mogwai

Meditación Bilbao