«Abandone el hombre las imágenes, y quédese sin voz, que quede mudo»

Cuando la persona acepta el camino hacia la liberación,
que es retornar a la profundidad de la Unidad que siempre
fue y es, adquiere un tinte nuevo su modo de estar en la tierra.
En la medida en que su consciencia asciende hacia el Todo,
en ese mismo grado, lentamente, se va desprendiendo de su
ego existencial, adquiriendo su nueva forma un progresivo
carácter impersonal. Una Fuerza, que lejos de aislarle del mundo, le hace aún más hermano con todo ser viviente y comprometido con el sufrimiento del mundo.
En la misma manera en la que su madurez se configura,
el hombre y la mujer habrán de tener el suficiente coraje y el
valor de fundir en esa amorosa globalidad todo lo que ellos
son, todo lo que saben, todo lo que tienen, todo lo que creen,
todo lo que pueden. «Abandone el hombre las imágenes, y
quédese sin voz, que quede mudo» –decía el místico alemán Johannes Tauler en un texto que me llegó de él –, porque nos es preciso abandonar la memoria, nuestra historia, nuestro ego… para proyectarlos hacia el insondable habitáculo
de lo sin forma, allí donde Buda deja de ser Buda, Cristo
deja de ser Jesús, y Dios deja de serlo. Allí donde, cuando
llegues, nadie te echará de menos, porque estuviste antes de
que todo fuera. Por esa razón el ser humano tiene motivos
para abandonarse y soltarse confiado a esa profundidad de lo
sin forma que le transforma en nueva forma de ser, que le lleva
a un nuevo orden de su esencia humana, más libre y total; allí
donde el culmen de su ser natural deviene en sobrenatural.
Comprometerse en el ejercicio de iniciarse a la trascendencia
es abrirse el sendero que accede a la auténtica fe–confianza,
donde, hay en medio del bosque un claro inesperado que sólo puede encontrar aquel que se ha perdido.
R.R.
Tan sólo hecho Silencio, mi afán logra su meta: el Ser abierto, abismo y cielo,
sin más dique ni roca que la muga del viento, espacio sin costuras, fondo de Dios, su desnudez, mi albergue sin paredes…
Y así te halle en tu vuelo,
y Tú en mi nada.
Yo me perdí en tus ojos,
cuando ya no era,
cuando sólo era Nadie,
cuando sólo era Nada…
R.R.

Música:  Kronos Quartet – Aheym

 

 

Esa Presencia…

Vacío oferente,
vacío suplicante.
Ambos en lo Uno…

R.R.

 

Aunque desvelas,
hermana Noche Oscura,
también revelas.

R.R.

Antes de que nacieras
fijó en tí su mirada.

R.R.

Esa Presencia…
sólo ansía expresarse en tu expresión.
R.R

Múisca:  Misihima – Philip Glass

 

Intima entraña de nosotros

Veo sin cesar en mis momentos duros, y cada día más claro, que tu ausencia, es el cebo, el imán, de esa Presencia alegre, Espíritu que al cuerpo humano anima, que extingue el tiempo, que liquida el espacio y borra sus nostalgias.

R.R.

Me acerco a ti siendo consciente de la limitación de la palabra. De ti no puede hablarse; es más, tú no puedes ser hablado, ni tratado de tú, que habitas en la más íntima entraña de nosotros. La realidad que en ti habita eres tú mismo, mas tampoco es así, que lo Real es innombrable.
Tan sólo te comprendo lejos del pensamiento, lejos del tiempo. Y lejos del espacio: Habitas –eres- detrás de todo nombre en un sin-lugar que desconoce los cuatro puntos cardinales.
Soy libre de verte y para verte cuando abandono estos ojos. Atrapado en el deseo, esclavizado por el sentimiento, repatriado en la razón, tan sólo ligeramente atisbo tus manifestaciones. Tú, origen de todas las formas particulares; tú, totalidad que nos habita; oscura y luminosa presencia; manantial del que emanan los modos y los gestos.
Fuente de toda fuente, luz de toda luz, oscuridad de toda oscuridad…..
Sería, por todo ello, preciso des-bautizarte, des-nombrarte, para poder iniciar el acceso al Misterio que envuelve la realidad de tu presencia.

 

R.R.

 

Música:  Nigtnoise – Bridges

 

Meditación Bilbao