Manual para caminar por la ciudad

Fija con la ayuda de un reloj suizo y el gps, la hora de salida y de llegada, la ruta mas corta, la menos expuesta al sol, al viento, lluvia y personas…, aquella que te haga PERDER el menor tiempo posible en el camino…, el camino solo es ese rato que falta para llegar al destino, lo que te separa de lo que realmente importa, lo que uno recorre con los pies mientras la cabeza pasa de puntillas, el ansia por llegar.

Observa el tiempo que hace por la ventana… ¡¡¡por esa nooo!!! ¡Que las nubes nunca aciertan! ¡Qué sabrán ellas de lluvia! Por la del ordenadorrr, que se ve euskalmet.

Sal con gesto de preocupación, ritmo rápido, que se vea que vas a un sitio y que vienes de otro, que tu no eres de esos que pierden el tiempo, que alguien te espera, que tienes algo importante que espera tras este inútil camino.

Móntate en el metro, ¡¡¡corre que el viejo te quita el asiento!!! Desenfunda el móvil, abre el wassap, no cruces miradas, ni intentes entablar ninguna conversación. Tu estas ya ocupado.

¡¡¡El gesto de preocupación!!! ¡Que no se te olvide!

Mantén una distancia de 4 pensamientos con la persona sentada a 2 cm; 4 pensamientos o preocupaciones convierten los 2 cm de distancia física en la misma que hay entre la Tierra y Marte. El metro es como una especie de universo lleno de mundos tan juntos y tan separadossss…, un viaje de cercanías lleno de un montón de viajes a lejanos espacios. Habría que inventar algo que relacionara la distancia física y la mental o la presencial.

Sigue caminando rápido, esquiva los obstáculos que se interpongan entre TU y el lugar al que vas: personas que se cruzan, pobres que piden, árboles que danzan al son del viento, pájaros, fuentes, mas pobres pidiendo, la luz, las hojas cayendo de los árboles, el viento, los músicos callejeros, las flores, los edificios, el cielo… ¿puede haber algo mas grande de conseguir que ser testigo de un atardecer? Si acaso párate en algún escaparate en el que ofrezcan algo para ti.

Por fin llegaste…

Menos mal que he llegado: 8 horas llenando palets con papeles publicitarios en francés… ¡¡¡esto si que es importante!!!

Fuera, tras la ventana, balanceado por el viento un árbol me grita: “¿¿¿Y vosotros sois la especie superior??? Rarararara” (así ríen los arboles).

Deja un comentario