Atravesar la noche negra

Para alcanzar la pura experiencia del Ser, que llamamos Dios, es preciso atravesar antes por la profunda experiencia de su ausencia: el camino estrecho de la noche negra, la lejanía del Buscado. La espesa Nada del sinsentido, de la soledad, incluso de la extinción. Así de claro. Y cantarás “que bien se yo la fonte que mana y corre, aunque es de noche”.

Con qué inmadura alegría hablamos de “liquidar el ego” sin pretender siquiera atravesar el umbral de las mencionadas estrecheces, ni atreverse a acercarse al brocal del pozo oscuro, ni a la desnudez del que no sin sufrimiento aprendió a ser Nadie. Lugar sin lugar, plenitud sin orillas ni costuras, donde reside el dios libre de Dios, libre del yoga, libre del zen, y, sobre todo, libre de mí.

Deja un comentario