Todas las entradas de: IparHaizea

Esa Fuerza que en la fragilidad pacientemente espera

 

Nada podrás robar, te digo, hermana Muerte, a quien ligero de equipaje, desnudo de fama y de poder, tan sólo osa ser Nadie. Y hasta incluso eso le sobra…
Jamás, hermana muerte, podrás hincar tu guadaña en la piel de quien anticipándose a librarse del peso de su forma, no te bridó un lugar para poder cebarte en él.
Caminamos hacia una nueva conciencia y espacio sin fronteras donde nada tienen que decir los centuriones del Miedo y los Novios de la Muerte. Sólo los que se liberan del Miedo conocen la libertad. Es hora de estrenarla.
Hay poemas –sin duda los más bellos- que nunca asomarán
al brocal de tu boca;
se resisten a ser citados o re-citados,
suenan en silencio. Son Silencio.
Sin embargo, oh prodigio,
en tus ojos se mecen,
por ellos se pronuncian,
por ellos yo al Amor me asomo…

 

R.R

Música:  Caribbean Blue – Enya

 

MORIR PARA VIVIR

Agradecido también por lo que expresáis/compartís Rafa y Daniela💙
Aporto yo estas líneas que escribí hace unos días… Y me uno al abrazo a todas/os

 

MORIR PARA VIVIR

Hay veces que el cuerpo no puede.. Que el cansancio es grande

Alguna vez el corazón se rompe.. quizás porque se expuso de más

A veces.. tantas.. la razón no alcanza a comprender…

Hay veces que solo queda rendirme… romperme.. morirme

Y ahí.. ahí espera el misterio.. en el que me adentro.. O quizás sea él el que me penetra

Sí… atraviesa cada poro de la piel.. no sé si de fuera a dentro o al revés.

Recorre las fibras de mis músculos, entra en mis organos

Y recoge ese corazón roto y lo une. y se queda con él… y en el

Recorre nervios neuronales y genera espacio entre pensamientos.. perspectiva.. percepción

Y entonces me vivo habitado.. Y me reconozco en lo que me habita…

Descanso… Y una nueva mirada empieza a guiar mis pasos..

Hay veces, sí.. que he de morir para empezar a vivir

Quizás cada día… Quizás cada instante

 

Manu

 

Múisca: Hans Zimer – Interstellar

Hubo un tiempo…

Hubo un tiempo en que yo rechazaba a mi prójimo si su religión no era como la mía. Ahora, mi corazón se ha convertido en el receptáculo de todas las formas religiosas: es pradera de las gacelas y claustro de monjes cristianos, templo de ídolos y kaaba de peregri­nos, Tablas de la Ley y Pliegos del Qorán, porque profeso la religión del Amor y voy a donde quiera que vaya su cabalgadura, pues el Amor es mi credo y mi fe.

Ibn ‘Arabí

https://www.enriquemartinezlozano.com/wp/html/tolerancia_religiosa.htm     texto de Emilio Galindo Aguilar

Múisca: Enigma – The child in Us