Zazenkai con Rafael Redondo

El Zen, habla de una experiencia directa; sin mediadores ni re-mediadores. Y al no ser una religión, no es proselitista ni pugna con otras religiones; no lucha por invadir la conciencia de nadie, ni reivindica espacios ni concordatos políticos. No tiene obsesión alguna por ganarse una clientela, ni le sacude el miedo por perderla. No se aferra a nada ni a nadie.

El Zen, él mismo, es la experiencia primordial que se halla en el origen de todas las religiones antes de que se organizaran. El Zen es el temblor del Ser que late en nuestra Verdadera Naturaleza, y que desde tal profundidad se expresa ante el corazón del individuo posmoderno, quien, harto de sermones y de prédicas, se pregunta a sí mismo cómo salir de las estructuras que fomentan su angustia existencial. Y se mira muy atento en su interior. (“El Reino de los cielos está dentro de vosotros mismos….”)

El Zen es, sobre todo, Vida, y la Vida difícilmente podrá adaptarse a las actuales estructuras socio-económicas; por ello siempre sabrá tomar conciencia de cuándo semejante adaptación haya de ser fuente de sufrimiento para el individuo, en la medida en que éste llegue a sacrificar la llamada del Ser en su propia vida. Por eso el Zen es revolucionario, en el sentido de que, debido a su esencia liberadora, jamás se integrará en las estructuras neoliberales. Cabe recordar que adaptación no es sinónimo de integración.

El Zen, lejos de huir de la vida, recuerda al ser humano su doble naturaleza, celeste y terrestre, afincando su gesto y su silencio en medio del ruido del mercado y de las organizaciones,  aunque sin instalarse cómodamente en ellas.

El Zen no promete cielos ni paraísos extra-espaciales que están fuera del tiempo, sino que se ejercita en el sentido del instante, en el presente, en la Presencia, en la entrega total, aquí y ahora, a su tarea. La vida cotidiana como tarea. Se trata de conjugar en presente de indicativo el verbo Ser, que nos llevará indefectiblemente a conjugar el verbo Amar… 


Fecha y Hora

27 Mayo, sábado, de 9:30h a 13:30h

Lugar
Zendo Iparhaizea

Edificio Albéniz, C / Gordóniz 44, Piso 8º, Departamento 5, 48002 Bilbao.

La puerta de acceso al edificio esta en la entrada del barrio de Rekalde, al Terminar el puente, bajando Las Escaleras. Ver mapa .
Acceso en Transporte público:

  • Tren (Renfe Cercanías): Estación de Amézola
  • Autobus (Bilbobus): Líneas 27, 72 y 77
  • Metro Bilbao: Estación de Indautxu, salida C / Doctor Areilza (UNOS 15 Minutos Andando)
Donativo para la Promoción de la Meditación
  • 10 €, Las Personas Que PARTICIPAN en la sangha SEGÚN la Opción 1.
  • 20 €, Las Personas Que PARTICIPAN en la sangha SEGÚN la Opción 2.
  • Las Personas Que no puedan Asumir Este donativo, también pueden venir a meditar y Aportar Lo Que Esté En sus Posibilidades.
Inscripción

Plazas Limitadas.

Para inscribirte:

  1. Primero: Envíanos ONU Correo electrónico con el asunto f “Zazenkai” , indicando tu nombre, apellidos y Un Teléfono de contacto una iparhaizea1@gmail.com , Comunicándonos tu Intención de apuntarte.
  2. Segundo: Una vez que te hayamos Confirmado Que Hay plaza libre, Realiza tu donativo en El Número de Cuenta de La Caixa:

CC: 2100 6253 40 0100092959

IBAN: ES02 2100 6253 4001 0009 2959

Cuyo titular es “Asociación para la Meditación Kita Kaze” indicando en el Concepto “Zazenkai-Nombre y Apellido del PARTICIPANTE” .

Es Muy importante es Ser conscientes de Que al apuntarnos llenamos Una plaza, Y Que de completarse el aforo alguien se Quedará Fuera. Por eso, te invitamos un ACTUAR con Responsabilidad y avisar si, al final, Motivo por CUALQUIER, no Vas A ACUDIR. ESTO le abrirá la Posibilidad de apuntarse una otra persona. Muchas gracias.

¡Un abrazo!

 

Un pensamiento en “Zazenkai con Rafael Redondo”

  1. La vida cotidiana nos interpela constantemente,
    con lo inesperado,
    nos guste o no,
    Es un buen lugar para practicar,
    para mostrar que en el caos,
    no sólo en las alturas,
    se puede crear.
    aracielo

Deja un comentario