OTOÑO EN BARNEZABAL


 

Testimonio A.L.

Gracias es la primera y sentida palabra que brota de la profundidad de mí SER al evocar este  intenso y silencioso Sesshin de otoño en Barnezabal, rodeada de una naturaleza esplendorosa y cambiante como la estación otoñal reclama.
Gracias por el aire repleto de calidez que se respiraba tanto en el interior y cada una de sus acogedoras salas , como en el exterior y cada uno de sus luminosos espacios. Todos ellos habitados por una comunidad-Sangha unidos con un mismo propósito impregnarse  del ” Aroma de Zen” y con ello avanzar en lo único realmente importante
” Transparentar el Ser”.

A.L.

 

Testimonio   G.

Palabras sobre la vivencia en el Sesshin de Berriz

“El silencio en Berriz contrastaba, y de qué manera, con el parloteo de mi mente y, a su vez,

era precisamente ese silencio el que favorecía que los pensamientos fueran aquietándose,

ralentizándose y, posiblemente, acunándose merced al no murmullo del exterior, ni siquiera

del interior. Es entonces cuando se abre un estar, un ser, un percibir verdaderamente

posibilitador”

 

Gracias a la Sangha por esta matriz vivencial en la que he podido nutrirme

Gracias a las personas que han llevado la organización por permitirme acompañarles en el acompañamiento del resto.Gracias, Rafa, por tu presencia, tus palabras, tu limpio resonar de la voz de la fuente primigenia

G.

Deja un comentario