Archivo de la etiqueta: Universo

Zazenkai en Bilbao, 28/5/2016

Sentarse en silencio

Con Rafael Redondo

Zen no es un estado particular del espíritu, como tampoco es una alteración forzada de la conciencia. Zen es tu estado normal, el silencioso devenir; apacible, real. Za-Zen no persigue nada que no sea dejarse respirar, dejarse latir; dejarse ser: ninguna intencionalidad, ninguna, persecución, ningún esfuerzo de logro. Sentarse en silencio sobre el mismo silencio. No es fruto de la fantasía sino un rendirse a la evidencia de lo que es. Sin vanidad.

Sentarse en silencio es palpar con y en todos los sentidos nuestra pura naturaleza, la condición insonora que habita –y nos habita- en la quietud, la que despunta en el origen de los tiempos, aunque no depende del tiempo. Origen anterior al nacimiento de Abraham, Buda, Jesús, Mahoma. Comienzo sin comienzo.

En la postura de Za-Zen, o “sentada en silencio”, como señala Deshimaru, debemos hallar nuestros antecedentes prehistóricos. Pero, siéntate. Siéntate y verás.

Rafael Redondo

Fecha y Hora

28/5/2016, sábado, de 9:30 a 13:30

Es de suma importancia la puntualidad, por lo que te agradeceremos que acudas a las 9:15 para poder empezar a las 9:30.

Lugar

Zendo Iparhaizea

Edificio Albéniz, C/ Gordóniz 44, Piso 8º, Departamento 5, 48002 Bilbao.

La puerta de acceso al Seguir leyendo Zazenkai en Bilbao, 28/5/2016

Feliz Navidad

No, nada tiene que ver la Navidad con una determinada época, ni es asunto único de una única noche y un día determinados; además quienes desde su desnudez bautizaron esa noche como la Noche Buena, yo presumo que se debió a que previamente habían cargado sus espaldas con muchas noches malas.

Pero lo cierto es que si bien sabe mirar, el ser humano puede acceder a la experiencia de que todas las noches siempre son buenas; que siempre es Navidad, que todas las noches son noches de boda, que todas sus lunas son lunas de miel… Una experiencia que con más facilidad accede quien desde su estrechez sabe saborear la anchura. Por eso discrepo de la gran Teresa de Ávila cuando compara nuestra existencia con “una mala noche en una mala posada”.

Gran parte de nuestra sociedad, desorientada, celebra la Navidad con turrón, champán, bombillas, fuegos artificiales y serpentinas multicolores. Con una paz, en la mayor parte de los casos, bulímica, y alcoholizada, conmemora el obligatorio rito de sentirse feliz durante una semana, cultivando la elegancia social de la felicitación, el detalle del regalo, el ritual de las visitas. Una semana de felicidad programada, aunque durante ella, año tras año, tal sociedad -más por trivialidad que por mala fe- pierde una bella ocasión para poderse enterar de Seguir leyendo Feliz Navidad