Sesshin: retiro de invierno con Pedro Vidal y Rafael Redondo

Del prólogo de Willigis Jáger para el libro «El esplendor de la Nada», de Rafael Redondo:

Hasta hace bien poco, el Zen era para occidente como una semilla extraña, como una especie de planta exótica que a lo largo de los últimos decenios enraizaba en nuestro suelo hallando  en él un espacio reconocido y respetado por las restantes clases de plantas.

En este cambio de escenario, es inevitable que el Zen se vaya adaptando y ampliando a nuestras formas occidentales. El hecho es que el Zen ha marcado su impronta en occidente, pero también el occidente en el Zen. Se trata de una interrelación recíproca, aunque todavía en marcha, en movimiento. Sin embargo, lo esencial del Zen – el despertar de la estrechez de los límites de la personalidad – permanece inalterado, aunque hoy ya se halla en condiciones de abandonar sus ropajes asiáticos para acercarse a nuestro modo de pensar.

El Zen, es un camino apto para las gentes de todas las clases y culturas. Es cierto que nos ha llegado desde un entorno budista oriental, pero ya se está revelando a occidente. Y aquí, no tendrá más remedio que desprenderse de sus iniciales épocas monacales, para adaptarse mejor tanto a la  antropología  como a los nuevos paradigmas de nuestro siglo XXI. El hecho es que los occidentales que transitan en el camino del Zen ya  no viven bajo la protección de un monasterio, sino insertos en su muy concreta vida cotidiana con su familia, con sus hijos, con sus problemas laborales, de pareja y financieros. Problemas de los cuales los monjes siempre estuvieron exentos bajo la protección de sus monasterios.

El camino del Zen,  ha estado siempre – y seguirá estando- condicionado por las influencias culturales de cada época, por tanto, su desplazamiento hacia nuestra cultura moderna le habrá de exigir los importantes cambios provenientes desde la nueva psicología y la nueva psiquiatría como desde los actuales hallazgos de la  neurología.

La transformación del mundo comienza en la transformación de cada individuo, y el Zen nos ayudará a dejar atrás lo que ya no nos va y nos molesta como una vieja prenda que se nos ha quedado demasiado estrecha. Pero de lo que aquí  se trata no es tanto de una simple reforma en nuestra manera de ver la vida y el mundo, sino  de una real transformación, si es que de verdad  queremos dar nueva forma a la nueva realidad. Es nuestro deber entrar en otras dimensiones de la experiencia  que nos permitan conocernos mejor.

Entrevista de Pedro Vidal con el Maestro Koyama  en Dôkusan, año 1991:

En la habitación del Dôkusan, allí estaba sentado el maestro Koyama, sentí que la habitación estaba muy viva, entré respetuosamente, como se hace en el Zazen, me senté en el Zafu, me incliné, después puse las manos en mi Tanden, me di cuenta que fijó su mirada en mí, no me miraba con los ojos de la cara, me miró con su corazón, me miró con la mirada de las montañas lejanas, entonces sentí que tanto mi ego como mi cuerpo se detuvieron en ese momento, quizás para que desde allí principalmente poder escuchar, mirar y casi no hablar, me quedé sordo, ciego y mudo, después de unos segundos que me trasladaron al infinito sin tiempo ni espacio, sin cuerpo ni mente, me dijo:

¿Qué siente?

Yo le dije: ¿Para qué me siento si casi no siento nada?

20, 21 y 22 de Febrero

Acogida el viernes 20, de 18:00 h a 19:00 h; a las 19:00 h, comienza el retiro.

Salida el domingo 22, a las 15:00, después de comer.

Lugar

BARNEZABAL Alkargunea-Casa de espiritualidad
C/ Sallobente, 20, 48249 Berriz, Bizkaia
Cómo llegar

Aportación económica

130 €, alojamiento en pensión completa.

Inscripción

Para acudir, es muy importante haber practicado meditación previamente, y en todo caso, ser una persona a la que Rafael y/o Pedro conocen.

Las plazas son limitadas, y sólo se permite la asistencia completa al retiro: los tres días.

Para inscribirte, envíanos un correo electrónico con tu nombre, apellidos y un teléfono de contacto a iparhaizea1@gmail.com y haz un ingreso en el número de cuenta de La Caixa:

2100-4353-45-0100298081

  • IBAN en formato electrónico: ES3021004353450100298081
  • IBAN en formato papel: IBAN ES30 2100 4353 4501 0029 8081
  • BIC (Código Internacional de Identificación Bancaria en el sistema SWIFT): CAIXESBBXXX

cuyo titular es “Asociación para la meditación Kita Kaze” indicando en el concepto “Sesshin-Nombre y apellido del participante”.

Hasta la realización del ingreso la plaza no se reserva.

Si crees que esta información puede interesar a alguien que conozcas te agradeceremos que se la hagas llegar.

¡Un abrazo!